Las apuestas de hándicap asiático

El mundo de las apuestas es más complejo de lo que puede parecer. No todo son apuestas a quién ganará un encuentro o si un jugador marcará un tanto. Existen opciones que debemos conocer si queremos sacar la máxima rentabilidad a nuestro dinero. Una de estas opciones el hándicap asiático, que nos permite jugar con el riesgo de una apuesta báscia, aumentando o reduciendo la cuota en relacion al riesgo que queramos correr.

¿Cómo ganar con una apuesta de hándicap asiático?

El hándicap asiático está especialmente indicado para apostar en eventos en el que dos equipos se encuentren parejos. Habitualmente se utiliza en eventos futbolísticos, pero también está presente en otro tipo de competiciones deportivas, como el fútbol americano, por ejemplo. Si creemos que el resultado probable es el empate o una diferencia mínima de tantos, el hándicap asiático puede permitirnos ganar mucho dinero. Por supuesto también puede utilizarse para partidos en los que creamos que el resultado será muy desigual, pero esto sin duda reducirá las cuotas.

Bonos Apuesta RESEÑA

Funcionamiento de las apuestas hándicap asiático

El hándicap asiático es básicamente una apuesta al ganador o perdedor de un encuentro, sumando un número de tantos o restándolos. Esencialmente es una apuesta con hándicap, con una diferencia principal; los empates una vez aplicada la modificación al tanteo devuelven el dinero al apostador. Por ejemplo, si apostamos a que un equipo de futbol ganará un partido con un Hándicap de +1, cobraremos nuestra cuota si el equipo gana o si empata, ya que sumariamos 1 gol. Si pierde por un gol sin embargo, recuperaremos nuestra apuesta. Una derrota por más de un gol significaría perder nuestra apuesta y por tanto nuestro dinero. Como ya hemos mencionado el modificador al tanteo también puede ser negativo. Es decir nuestro equipo ganará con un -1, por ejemplo. Esto lógicamente siempre sube las cuotas en relación a una apuesta sencilla a ganador. Otra de las peculiaridades del hándicap asiático es que es posible apostar con decimales. Es decir, no solo sumar o restar 1, 2, etc. Sino también 0,5, 1,5 etc.